La NASA informa que pondrá fin a sus intentos de usar la sonda apodada ‘topo’, instrumento cuya función era medir el calor que fluye desde el interior de Marte hacia la superficie.

Sin embargo, aclara que esto no implica renunciar completamente al programa InSight de investigación de las entrañas de Marte,

El aparato, diseñado y construido por el Centro Aeroespacial Alemán y desplegado en Marte por el módulo de aterrizaje InSight de la NASA, fue declarado ‘muerto’ tras los  500 martillazos que ha dado este enero, sin resultados.

Desde hace casi 2 años, la sonda intentado penetrar la superficie marciana para obtener datos de su temperatura interna, con el fin de aclarar detalles sobre el motor térmico interior que impulsa la evolución del planeta, pero la  tendencia del suelo a aglutinarse impidió la fricción necesaria para que el instrumento, en forma de espiga, perforara hasta la profundidad requerida.

InSight no ha concluido, pero el ‘topo’ es probablemente el instrumento más importante y complicado de este módulo de aterrizaje, explica el portal especializado Universe Today.

El ‘topo’ ha enfrentado problemas desde el comienzo de su despliegue en la superficie de Marte en marzo de 2019. Al principio hizo algunos avances, pero tras penetrar unos centímetros se detuvo, y con el tiempo fue haciéndose evidente qué era lo que impedía que la sonda alcanzara la profundidad requerida.

El problema es que la superficie de Marte donde se encuentra el módulo de aterrizaje InSight está cubierta por una capa de tierra compacta llamada ‘duracrust’.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here