El Banco de México dio el primer tijeretazo a las previsiones de crecimiento del PIB para el año en curso, y redujo las proyecciones de avance de la economía mexicana para pasarlas de un rango de entre 0.8 a 1.8% a otro de entre 0.5 a 1.5%, toda vez que considera el bajo desempeñó del cuarto trimestre de 2019, y posibles afectaciones por el brote de coronavirus surgido en China.

Más aún, la estimación para 2021 también tuvo un ajuste a la baja, ubicándose de un rango de 1.3 a 2.3% a otro de entre 1.1 y 2.1%.

Para Banxico, “sobresale la incertidumbre relacionada con los efectos que el brote de coronavirus pudiera tener en la actividad económica mundial y en especial en las cadenas globales de valor”, señaló en su Informe Trimestral octubre-diciembre 2019.

Añade que dicha previsiones “anticipan una recuperación más gradual de la demanda interna a lo largo del horizonte de pronóstico, en un contexto en el que prevalece la debilidad de la economía global y en el que, en particular, las expectativas para la producción industrial en Estados Unidos se han vuelto a revisar a la baja”.

En su explicación, Alejandro Díaz de León, Gobernador de Banxico, dijo que se mantiene un estado de incertidumbre asociada a elementos internacionales., y que sSi bien algunos de los riesgos que enfrenta la economía global se han mitigado, como los conflictos comerciales, han surgido otros como el coronavirus”.

El banco central cataloga como otros riesgos a la baja para la proyección de crecimiento la desaceleración del comercio global y mayores momentos de volatilidad en los mercados financieros internacionales. Por el lado interno, persiste como riesgo un deterioro de la calificación de la deuda de Pemex o en la soberana y un ejercicio del gasto menor a lo anticipado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here