Un juez de Melbourne condenó este miércoles a 6 años de cárcel al cardenal australiano George Pell, culpable de 5 delitos de pederastia.

El juez Peter Kidd, encargado del Tribunal del estado de Victoria, dijo que tomó en consideración los delitos “horribles” cometidos, así como la edad  del  acusado para fijar su sentencia, toda vez que Pell enfrentaba a una pena máxima de hasta 50 años por abusar de 2 niños del coro de su iglesia en la década de 1990.

El magistrado precisó que Pell, de 77 años de edad, deberá cumplir al menos 3 años y 8 meses de condena antes de pedir la libertad condicional.

El abusador -quien vestía una camisa negra sin el tradicional collar clerical blanco- se mantuvo sentado e impasivo, mientras el juez Kidd describió los ataques contra los dos monaguillos.

El prelado, considerado el número 3 en el Vaticano, es el ministro de culto católico de más alto rango que es condenado, y acudió hoy a la corte de Melbourne para declararse inocente, cosa que no le valió nada.

Kidd señaló antes de que el cardenal fuera obligado a firmar el registro de agresores sexuales que el exresponsable de las finanzas vaticanas, “podría no vivir lo suficiente para ser liberado de la prisión”.

Pell arrinconó a los 2 niños, que entonces tenían 13 años y eran becarios del colegio St. Kevin, y abusó de ellos en diciembre de 1996, acción que repitió con uno de los 2 niños, un par de meses más tarde.

“Hay un nivel adicional de degradación y humillación que cada una de sus víctimas debió sentir al saber que el abuso que sufrieron fue visto por el otro”, dijo el juez.

Kidd dijo en la lectura de la sentencia que durante los hechos Pell, quien entonces era arzobispo de Melbourne, actuó con “sorprendente arrogancia” y que en el juicio “mantuvo su inocencia, que es su derecho”, pero al mismo tiempo nunca mostró “remordimiento o contrición”. 

La defensa del cura ya apeló la sentencia, mediante un recurso que se abordará en junio para decidir si procede o no.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here