Las medidas preventivas que tomó el Gobierno de Suecia basadas en la confianza del sentido común de los ciudadanos, pareciera no dar resultados porque la tasa de mortalidad, las cifras de contagios y decesos por la expansión del coronavirus han ascendido considerablemente en el país nórdico

Las medidas de prevención contra el Covid-19 implementadas por el Gobierno  son de las más controvertidas en Europa, debido a su excesiva confianza en el sentido común y responsabilidad de los ciudadanos para combatir la expansión del coronavirus.

Mientras en otros países europeos se ordenó el confinamiento, el Gobierno sueco optó por recomendaciones sin ningún tipo de confinamiento ni restricciones de movimiento generando una ola de críticas al partido gobernante.

El rápido crecimiento de la tasa de mortalidad en comparación con otros países nórdicos aumentó la presión sobre el Gobierno sueco logrando que se de marcha atrás a una propuesta para evitar que el Parlamento nacional implemente medidas más severas para combatir el virus.

En la zona, Finlandia contabiliza más de 1.900 contagiados y 8 muertos, Dinamarca más de 4 mil casos confirmados y 161 fallecidos, y Noruega cuenta más de 5 mil infectados y 58 decesos, según la Universidad Johns Hopkins.

Suecia registrado más de 6 mil contagiados y más de 400 fallecidos por COVID-19 poniendo a los epidemiólogos del país un gran reto para contener la propagación del virus y evitar el colapso de los hospitales. Todavía hay escuelas, cafeterías y restaurantes funcionando.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here