El mundo comenzó a registrar las primeras vacunaciones contra el coronavirus gracias a la aprobación en algunas naciones de la vacuna elaborada por Pfizer/BioNTech, y mientras los medios reportan el inicio de la campaña de aplicación del fármaco en Reino Unido, el director de los Centros Africanos de Control y Prevención de Enfermeades, John Nkengasong, teme que África no tenga acceso rápido a las vacunas.

El máximo responsable de la salud pública en la región, advierte que “sería extremadamente terrible ver” cómo los países ricos reciben vacunas del Covid-19 mientras los países africanos se quedan sin ellas, especialmente ante un nuevo repunte de casos en el continente de 1.300 millones de personas.

De acuerdo con Nkengasong se trata de un asunto de moralidad, y llamó a Naciones Unidas a realizar una sesión especial para abordar la distribución ética y justa de las vacunas para evitar esta “desconfianza norte-sur respecto a las vacunas, que son un bien común”.

Señala que Occidente no derrotará al COVID-19 por sí solo, y que los países ricos compran vacunas por encima de sus requerimientos, “mientras en África seguimos teniendo problemas con el mecanismo COVAX”, la iniciativa multinacional diseñada para llevar al menos algunas vacunas contra el coronavirus a países menos desarrollados.

África no conseguirá dosis suficientes a través de COVAX para alcanzar el objetivo de vacunar al 60% de la población y conseguir inmunidad de rebaño, indicó Nkengasong, que pidió a los países con dosis de más que las donen a COVAX o a países que las necesiten.

El experto ha advertido que el coronavirus podría volverse endémico en África si la campaña de inmunización se alarga demasiado. Los 54 países del continente han confirmado por ahora 2,3 millones de contagios, incluidos 100 mil en la última semana.

“La segunda oleada está aquí, no hay duda”, dijo Nkengasong, describiéndolo como un “momento decisivo en la historia del continente” donde estaba en juego el desarrollo de África.

Mientras hablaba, la Organización Mundial de Comercio se reunía en Ginebra a petición de Sudáfrica e India, que solicitaban el levantamiento de algunas normas sobre propiedad intelectual y permitir un acceso más rápido y sencillo a vacunas contra el coronavirus en todo el mundo.

“Pero un pequeño grupo de países de altos ingresos y sus socios comerciales se han opuesto, incluidos Brasil, la Unión Europea, Canadá, Estados Unidos, Japón y el Reino Unido”, indicaron en un comunicado Human Rights Watch y Amnistía Internacional, que respaldan el levantamiento de las cláusulas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here