En una carta abierta, las y los candidatos a la titularidad de la CNDH se pronunciaron en favor de reponer el proceso de elección de quien dirigirá el organismo público, ya que el actual proceso deja dudas de legalidad que deben ser subsanadas por el Senado, a fin de garantizar que la institución cuente con la legitimidad indispensable para ser efectiva.

Los excandidatos Alberto Athie Gallo, Rosy Laura Castellanos, Mariano Michael William Chamberlin Ruiz, Carlos Pérez Vázquez,  Rosalinda Salinas Durán,  Manuel Alejandro Vázquez Flores y Alberto Xicotencatl Carrasco señalan que han observado al menos 3 irregularidades que ponen en duda la legitimidad del proceso en el que fue electa Rosario Piedra.

Denuncian que fue aprobado un dictamen que propone una terna de la que no se hacen públicos los méritos por encima del resto de los contendientes, en un proceso en el que el Senado debe estar obligado a dar a conocer los argumentos razonados para seleccionar una terna, y por lo consiguiente a la persona electa

Explican que la emisión de un dictamen que aprueba arbitrariamente un procedimiento de 3 rondas de votación, viola lo establecido en el artículo 10 de la Ley de la CNDH, toda vez que la falta de respeto a la ley en el proceso de elección es otro elemento que atenta contra la legitimidad de quien presida la institución

Dicen los excandidatos a presidir la CNDH que el cómputo de votos llevado a cabo por la Mesa Directiva el 7 de noviembre no garantiza certeza jurídica al requisito de las dos terceras partes que exige la norma en su artículo 102, que establece como universo para la elección a las y los senadores presentes, no sólo votantes.

La falta de transparencia,  de observancia de la ley, y las dudas en el recuento de  votos,  cuestionan  el nombramiento de la persona electa, y la falta de certeza es más grave por la aparente carencia de un recurso para combatir posibles abusos o arbitrariedades en el Senado.

El texto agrega que la CDNH y el relevo de su titular se encuentran ante una situación de gravedad sin precedentes, que afecta a la institución, a sus integrantes presentes y  futuros  y  a  las  víctimas  de  violaciones a  derechos humanos, siendo imprescindible tomar las  medidas  pertinentes  para  transparentar  el  actual  proceso  y  proteger  la legitimidad de la institución, que es su mayor valor.

Por su parte, y en otra carta dirigida a Piedra Ibarra, familias que han sufrido de graves violaciones a sus derechos, sobre todo por la desaparición de seres queridos, le recuerdan que se necesita de una CNDH fuerte, congruente con su responsabilidad de trabajar para  que  los  Derechos  Humanos  se  respeten,  protejan  y  garanticen  sin  mediar  interés político de los grupos en el poder y que trabaje para encontrar la verdad y la justicia.

Ante las dudas y señalamientos en el proceso, le piden que, como hizo su madre empeñando la medalla Belisario Domínguez a cambio de la Verdad, empeñe su nombramiento y que no tome protesta hasta que haya un proceso transparente y sin sombra de dudas, pues solo así tendrá el respaldo del pueblo y particularmente de las víctimas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here