La cancillería de España manifestó su beneplácito por la decisión del Presidente boliviano Evo Morales sobre la convocatoria a la repetición de las elecciones generales, pero lamenta que las elecciones anunciadas se hayan visto distorsionadas “por la “intervención” de las Fuerzas Armadas y de la Policía.

Josep Borrell, ministro de Asuntos Exteriores en funciones, dijo que ha pedido que se garantice la seguridad tanto de Morales, como de otros miembros de su Gabinete, para resolver el actual “vacío” de poder.

El ministro señaló que “España condena que el proceso abierto hacia una nueva convocatoria electoral se haya visto distorsionado por la intervención de las Fuerzas Armadas y de la Policía sugiriendo a Evo Morales que presentara su renuncia”.

Asimismo, la cancillería española dijo en un comunicado que este tipo de gestos “retrotrae a momentos ya pasados de la historia latinoamericana”, acontecimientos que se precipitaron el domingo en Bolivia, después de que se diera a conocer las conclusiones preliminares de la auditoría de la Organización de Estados Americanos sobre las elecciones del 20 de octubre.

La OEA asegura que hubo irregularidades y recomendó la celebración de una nueva votación supervisada por nuevas autoridades electorales. Tras la publicación del informe, el presidente Morales anunció la convocatoria de esos nuevos comicios, además de la designación de nuevos miembros del Tribunal Supremo Electoral, pero como las fuerzas armadas del país  le recomendaron al presidente que dimitiera de sus cargo, Morales renunció no sin antes denunciar que estaba siendo perseguido para ser detenido ilegalmente y que su vivienda había sido asaltada.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here