El papa Francisco  aprovechó su tradicional homilía navideña y en esta ocasión criticó “la “voracidad consumista” de la humanidad, e hizo un llamado a reflexionar sobre el sentido espiritual de sus vidas y el hecho de compartir con los más pobres..

El pontífice enfatizó que, “ante el pesebre, comprendemos que lo que alimenta la vida no son los bienes, sino el amor; no es la voracidad, sino la caridad; no es la abundancia ostentosa, sino la sencillez que se ha de preservar”.

Afirmó ante decenas de miles de fieles congregados como cada año en la basílica de San Pedro de Roma que “el hombre se convierte en ávido y voraz, y precisó que “parece que el tener, el acumular cosas es para muchos el sentido de la vida”.

El líder de la iglesia católica apuntó que “una insaciable codicia atraviesa la historia humana, hasta las paradojas de hoy, cuando unos pocos banquetean espléndidamente y muchos no tienen pan para vivir”, y agregó que “se debe superar la cima del egoísmo” y “es necesario no resbalar en los barrancos de la mundanidad y del consumismo”.

Finalmente, se preguntó si necesita “tantas cosas, tantas recetas complicadas para vivir”, y si es capaz de “prescindir de tantos complementos superfluos, para elegir una vida más sencilla”.

El papa, dirigirá este día 25 su sexto mensaje de Navidad “Urbi et orbi” (“a la ciudad y al mundo”) el martes frente a fieles congregados en la plaza de San Pedro. (Afp)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here