Cuba, que vive en gran parte del turismo volverá a recibir visitantes extranjeros desde el 1 de julio, sólo en los islotes que bordean el territorio y extremando cuidados para evitar contagios de coronavirus.

De acuerdo con autoridades de Turismo. “a partir del 1 de julio se inician operaciones con el turismo internacional en Cayo Largo, Cayo Coco, Cayo Guillermo, Cayo Cruz y Cayo Santa María”, para garantizar que los visitantes no tomen contacto por el momento con la población cubana.

El ministro del sector, Juan Carlos García, dijo que “en estos cayos hay magníficos productos” para el turismo internacional, y así “disminuimos los riesgos del contagio”.

Las ventas hacia esos destinos inician este jueves, en viajes directos desde el lugar de origen, en aviones pequeños o vuelos chárter.

La isla cerró fronteras al turismo el 24 de marzo, generándose graves daños a su economía, que tiene en esa actividad una de sus principales fuentes de ingreso de divisas (3.300 millones de dólares en 2018.

Entre enero y marzo de 2020 el ingreso de turistas a Cuba decreció un 33,2%.

El plan de las autoridades incluye someter a testeos “al 100% de los pasajeros que lleguen” a la isla, dijo García. Cada hotel contará con médicos para reaccionar en caso de contagios.

Cuba reiniciará gradualmente sus actividades desde este jueves, en la primera de 3 fases. Solo se autorizará el turismo nacional en gran parte del territorio y quedan exceptuadas de esta primera etapa La Habana, epicentro local de la pandemia, y la provincia de Matanzas, donde está ubicado el balneario de Varadero.

La segunda fase inicia el 1 de julio con el acceso limitado de turistas a los cayos y no hay fecha para la tercera fase, que implicaría la apertura de los grandes aeropuertos para recibir vuelos internacionales ñ.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here