El papa Francisco condenó la guerra que azota a los países de la zona del Mediterráneo y calificó de hipócritas a quienes “hablan de paz y venden armas”.

La crítica del pontífice fue pronunciada durante su viaje de un día a la ciudad de Bari para participar en el encuentro “El Mediterráneo, frontera de la paz”, organizado por la conferencia episcopal italiana con 59 obispos de 20 países.

En su discurso improvisó para referirse al “gran pecado de la hipocresía”, porque muchos países “hablan de paz y venden armas a los que están en guerra”, y apuntó que “la guerra es contraria a la razón, es una locura y es un sinsentido al que no podemos resignarnos nunca”.

El vicario de Cristo hizo referencia al área amenazada por varios focos de inestabilidad y guerra en Oriente Medio y África, mencionando en especial el añejo conflicto entre Israel y los palestinos.

Sobre esto, Francisco dijo que “tampoco podemos olvidar el conflicto, aún sin resolver, entre israelíes y palestinos, con el peligro de soluciones no equitativas y, por lo tanto, amenazantes de nuevas crisis”, y admitió también que le “dan miedo” los discursos de los líderes populistas porque le recuerdan “los mensajes de odio de los años 30 del pasado siglo”, al referirse al nazismo y al fascismo.

El papa advirtió que la guerra “es una verdadera locura, porque es irracional destruir casas, puentes, fábricas, hospitales, matar personas y aniquilar recursos en vez de construir relaciones humanas y económicas”.

El pontífice argentino aprovechó también para defender de nuevo a los migrantes, a los que “más sufren en el área del Mediterráneo, los que huyen de la guerra o dejan su tierra en busca de una vida humana digna”, recordó.

“No hay alternativa posible a la paz”, dijo el argentino, al llamar a todos los miembros de la Iglesia católica a comprometerse a “desarrollar una teología de la acogida y del diálogo”.

Para Francisco, el Mediterráneo “es el mar del mestizaje”, culturalmente abierto, por lo que acusó a los “extremismos y fundamentalismos”, a “la debilidad de la política” y a los “sectarismos” entre las “causas del radicalismo y terrorismo”.

“Mientras estamos reunidos aquí para rezar y reflexionar sobre la paz y el destino de los pueblos del Mediterráneo, al otro lado de este mar, especialmente en el noroeste de Siria, está ocurriendo una gran tragedia”, lamentó. (con información de AFP)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here