Organizaciones de derechos humanos afirman en un comunicado que la difusión de un video que muestra la tortura infligida a una persona detenida por el caso Ayotzinapa,, confirma que la investigación de la desaparición de los normalistas recurrió a prácticas violatorias a derechos humanos, como en su momento fuera señalado por  organismos internacionales que revisaron el caso. 

Señalan que el video confirma lo que la Oficina en México de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU había reportado en su informe “Doble injusticia” sobre violaciones de derechos humanos en el caso Ayotzinapa: convicción de que hubo tortura en 34 casos de personas detenidas, incluida la persona que aparece en el video, Carlos “N”.

 En respuesta a señalamientos como el de la ONU, la Procuraduría General de la República ) -hoy Fiscalía General de la República- negó haber construido la llamada “verdad histórica” con base en torturas y afirmó que solamente verificó vejaciones en 2 casos.

Empero, a más de 4 años ni siquiera en esos 2 casos aceptados se ha actuado legalmente contra los responsables.

Por su parte, la CNDH en su Recomendación sobre Ayotzinapa, evaluó 72 casos en los que recibió quejas por tortura, de los cuales concluyó que sólo en 8 de ellos hubo tortura. En particular, respecto del detenido Carlos “N” la CNDH expresamente concluyó que no había evidencia, actuación de la CNDH consistente con su deficiente aproximación a la investigación de la tortura en México.  

Para las organizaciones firmantes, el video difundido confirma que la investigación del caso Ayotzinapa se usó la tortura; acredita que la CNDH encubrió esta práctica, reivindica la actuación de organismos internacionales criticados por el Gobierno Federal,  coincide con lo detectado en la sentencia del Primer Tribunal Colegiado de Tamaulipas sobre el caso y abre nuevos caminos para alcanzar la verdad. 

Apunta el texto que se confirma la existencia de tortura en el caso bajo mayor escrutinio público e internacional, y confirma también que los esfuerzos de la Comisión Presidencial para indagar el caso ñ, deben ser más apoyados y secundados por la Fiscalía General de la República.

Mas aún, el video difundido recuerda que está pendiente la investigación interna de funcionarios que han desviado y obstruido la justicia. Varios de ellos siguen sin rendir cuentas e incluso en puestos de responsabilidad pública; tal es el caso de una de las personas de quien se ha señalado su intervención en la tortura a partir de dicho material audiovisual.  

En suma, el caso Ayotzinapa sigue siendo la prueba de la voluntad y capacidad de las autoridades mexicanas para abordar las violaciones a derechos humanos y romper con la impunidad institucionalizada. También es una oportunidad para demostrar que la tortura comenzará a ser erradicada en serio del sistema de justicia. 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here