Ante el anuncio hecho por el gobierno de Estados Unidos de nominar para la presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo a Mauricio Claver-Carone, un norteamericano que es asesor del presidente Donald Trump para Latinoamérica y director para asuntos de América Latina en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, expresidentes latinoamericanos manifestaron su preocupación y desacuerdo con tal propuesta.

Esto porque a su juicio hay una norma no escrita, pero respetada desde el origen, por la cual el BID, por razones, entre otras, de eficiencia financiera, tendría su sede en Washington, pero cambio siempre estaría conducido por un latinoamericano.

Para los expresidentes, el chileno Ricardo Lagos, el uruguayo Julio María Sanguinetti, el colombiano Juan Manuel Santos y el mexicano Ernesto Zedillo, es un quiebre con derivaciones políticas en el quehacer de uno de los instrumentos más eficaces para la convivencia hemisférica. Destacan la tarea realizada por el Banco, y que el nombramiento propuesto del señor Claver-Carone no anuncia buenos tiempos para el futuro de la entidad, lo que nos lleva a expresar consternación por esta nueva agresión del gobierno de los Estados Unidos al sistema multilateral basado en reglas convenidas por los países miembros.

Sanguinneti, Santos, Lagos y Zedillo exhortamos a los otros socios del BID a oponerse a la acción emprendida por el gobierno de los Estados Unidos, recordando que tanto de Argentina como de Brasil se han planteado alternativas en una decisión que reclama hacerse con ponderación y realismo.

Añaden que con esta propuesta, el presidente Donald Trump levanta un muro más en su forma de entender la relación de Estados Unidos con el resto del continente. Aún es tiempo de hacer ver, con argumentos y determinación, la alta inconveniencia de aceptar la imposición pretendida por el gobierno de los Estados Unidos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here