El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino Zhao Lijian criticó a algunas organizaciones de medios de comunicación que llaman al nuevo coronavirus “virus de China” y dijo que la expresión es “extremadamente irresponsable”.

Dijo que la Organización Mundial de la Salud ha dejado claro en muchas ocasiones que usar COVID-19 como nombre de la enfermedad del nuevo coronavirus en lugar de referirse a un lugar geográfico, es para evitar el uso de nombres que pueden ser estigmatizantes.

Zhao apunta que la propagación del virus es una cuestión mundial y el trabajo para rastrear la fuente del coronavirus continúa sin que se haya llegado a una conclusión, al tiempo que citó al experto en problemas respiratorios, Zhong Nanshan, quien dijo que la epidemia apareció primero en China pero que no necesariamente se originó en China.

Para la Organización Mundial de la Salud, la epidemia de COVID-19 se está volviendo cada vez más compleja, y su director, Tedros Adhanom Ghebreyesus, pidió medidas tempranas y agresivas para romper las cadenas de transmisión y contener su propagación.

Luego de mencionar las epidemias de COVID-19 en varios países, dijo en conferencia de prensa que los diferentes países se encuentran en escenarios distintos, por lo que “no hay un solo enfoque que se ajuste a todos”.

Ante el primer caso, el primer grupo y la primera evidencia de contagio en la comunidad, la OMS recomienda acciones a los países, y Tedros enfatizó que las acciones serán las que determinen el curso del brote de esta enfermedad.

Además, indicó que las acciones básicas en cada escenario son las mismas y que el énfasis cambiará dependiendo del escenario de transmisión que aparezca en cada país, por lo que es necesario un compromiso político en todas las naciones antes de que los casos lleguen, y mantener un enfoque agresivo cuando ocurra.

El jefe de la OMS recordó que todos los países deben informar a sus poblaciones, ampliar la vigilancia, encontrar, aislar y atender cada caso, rastrear cada contacto y adoptar un enfoque que incluya a todo el gobierno y a toda la sociedad.

La enfermedad causada por el nuevo coronavirus normalmente desencadena síntomas menos severos que el virus del SARS, pero se transmite más fácilmente, señaló un experto chino.  La tasa de mortalidad de COVID-19 en Hubei, la región más afectada, es de entre 3 y 4%, e inferior a 1% afuera de la provincia, cifras menores que las del SARS, que rondó el 10%.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here