La pandemia del coronavirus deriva ya en una de las peores crisis de América Latina en su historia, y no solo provoca una emergencia sanitaria sino que genera situaciones muy serias para los más vulnerables y sume en la pobreza a personas que gente vivían con menos apuros al iniciar el año. El desastre sanitario golpea ya la economía y el empleo de la mayoría de los americanos, aunque no a todos.

Un reporte de la red global de ONG’S Oxfam dice que al menos 73 de los multimillonarios que existen en América Latina y el Caribe han incrementado sus fortunas en 48 mil 200 millones de dólares entre marzo y junio pasados, en medio del ataque del coronavirus a la región.

Oxfam apunta que ello “equivale a un tercio del total de recursos previstos en paquetes de estímulos económicos adoptados por todos los países de la región” para auxiliar a los más pobres, a los desempleados y trabajadores informales durante la emergencia sanitaria.

Explica que “los multimillonarios de esta parte del mundo permanecen inmunes a la crisis económica provocada por la pandemia de coronavirus en una de las regiones más desiguales del planeta”, en especial en Brasil, el segundo país más castigado por la pandemia en el mundo, solo superado por Estados Unidos.

Para Oxfam, hay 42 multimillonarios brasileños que aumentaron sus fortunas en un total de 34 mil millones de dólares, mientras que sus patrimonios líquidos sumados pasaron de 123 mil a 157 mil 100 millones de dólares.

El informe cita que, antes de la pandemia, Brasil tenía unos 12 millones de desempleados y 40 millones de trabajadores informales “sin protección social alguna”. la tasa de desocupación puede aumentar hasta 4 veces para fin de año, ya que, entre otras cosas, más de medio millón de empresas han cerrado definitivamente en Brasil por la pandemia.

“El Covid-19 no es igual para todos. Mientras la mayoría de la población se arriesga a ser contaminada para no perder el empleo o comprar alimentos, los multimillonarios no tienen que preocuparse”, dice la directora de Oxfam Brasil, Katia Maia.

Oxfam asegura que la solución que existe a la generación de estas desigualdades en la región es más impuestos sobre estas fortunas para que se faciliten más servicios públicos y se reparta de forma más equitativa la riqueza y los servicios básicos de cada ciudadano. También sugiere un “nuevo pacto fiscal” para “fortalecer la cultura tributaria” y reducir la evasión, pero todo eso con una fuerte reducción de impuestos para aquellos que están en situación de pobreza. Para medir la evolución de las grandes fortunas se basó en los datos que, en tiempo real, difunde la revista Forbes

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here