Autoridades norteamericanoñas reportan que cerca de 3,2 millones de personas solicitaron durante la semana pasada el beneficio de desempleo, derivado del cierre de negociios ante la pandemia del nuevo coronavirus.

Con esto, el total de personas que habrían perdido su empleo en las últimas semanas suma aproximadamente 33,5 millones, quienes buscan la ayuda del estado desde que la pandemia llevó a millones de compañías a cerrar sus puertas y recortar sus plazas laborales.

De hecho, se estima que 1 de cada estadounidenses empleados en febrero se quedaron sin trabajo ñ, cuando la tasa de desempleo había registrado apenas 3,5%, la más baja en 50 años.

Por su parte. El gobierno emitirá el viernes su informe de empleos de abril, y es probable que sea el peor desde que empezó a registrarse tras la Segunda Guerra Mundial.

Se prevé que la tasa de desempleo llegue al menos a 16%, la más alta desde la Gran Depresión, y los analistas calculan que al menos 21 millones de empleos se perdieron el mes pasado, equivalente a todo el crecimiento laboral en 11 años desde la Gran Recesión de 2009

Pese a todo, tales preocupantes cifras no mostrarán en su totalidad la magnitud del impacto del coronavirus en el mercado laboral. Muchas de las personas que mantienen sus empleos sufrieron un recorte de horas de trabajo, y otras una reducción salarial. (AP)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here