Una investigación de un equipo de científicos del Reino Unido en turno a las secuelas que puede dejar el coronavirus al paso del tiempo, encontró que la enfermedad podría provocar daños  órganos de pacientes jóvenes y previamente sanos, 4 meses después de la infección.

Los británicos desarrollan actualmente, una investigación llamada Coverscan, que busca evaluar el impacto a largo plazo del covid-19 en la salud de los órganos, en unas  500 personas catalogadas como de “bajo riesgo”, Es individuos relativamente jóvenes y sin problemas de salud importantes, pero que presentan síntomas de “covid-19 prolongado”.

De acuerdo con el diario The Guardian, luego de la evaluación de resonancias magnéticas, análisis de sangre, mediciones físicas y cuestionarios en línea de los primeros 200 pacientes, se encontró que casi 70 % sufrió deficiencias en uno o más órganos, incluidos corazón, pulmones, hígado y el páncreas, 4 meses después de su enfermedad inicial.

 Amitava Banerjee, cardióloga del University College de Londres, comentó  que los resultados “apoyan la idea de que hay una agresión a nivel de órganos y potencialmente a nivel de varios órganos, que es detectable y que podría ayudar a explicar al menos algunos de los síntomas y la trayectoria de la enfermedad”.

Banerjee señala que “la buena noticia es que el deterioro es leve”, pero incluso analizando los datos desde una perspectiva conservadora se produce algún tipo de deterioro, y “en el 25 % de las personas afecta a 2 o más órganos”.

En algunos casos, hubo una correlación entre  síntomas de las personas y deterioro del órgano. Sin embargo, los científicos subrayan que el estudio de momento no prueba que las alteraciones de los órganos sean la causa de los síntomas continuos de las personas y que es necesaria más investigación.

Otro estudio publicada a mediados de octubre sobre 58 pacientes que fueron hospitalizados con covid-19 encontró problemas similares 2 o 3 meses después de la infección inicial. El 60 % sufría de daños en los pulmones, 29 % en los riñones, 26 % en el corazón y 10 % en el hígado, así como cambios en los tejidos en partes del cerebro.

Los investigadores consideran que los hallazgos son de importancia, ya que permitirá determinar si los problemas en los pacientes se mantienen, empeoran o mejoran con el tiempo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here