Álvaro Uribe, expresidente colombiano y hoy senador, fue vinculado de manera formal al proceso abierto en su contra por presunto fraude procesal y manipulación de testigos, tras rendir indagatoria ante la Corte Suprema de Justicia de Colombia.

Luego de una larga comparecencia de 7 horas, el tribunal encontró elementos probatorios suficientes en contra del legislador para obligarlo a presentarse en todas las etapas del proceso penal, que puede llegar a la imputación de cargos.

El caso se remonta a 2012, cuando se inició una batalla legal entre Uribe y el senador Iván Cepeda caracterizada por acusaciones mutuos de compras de testigos, y fue hasta julio de 2018 que la Corte desestimó una demanda de Uribe contra el político de izquierda, y en cambio, abrió investigación contra el exmandatario por presuntos delitos de soborno y fraude procesal.

Previo a la fase indagatoria, el expresidente tenía 56 denuncias abiertas en la Comisión de Acusaciones y 28 ante la Corte Suprema de Justicia, y sus detractores esperan que sea investigado por otros presuntos delitos relacionados con escuchas ilegales, narcotráfico, homicidios, falsos positivos, paramilitarismo y masacres, entre otros.

La comparecencia y vinculación son catalogados como clave en la historia del país cafetalero por su significado judicial y político ante las denuncias hechas contra Uribe por sus presuntos nexos con el narcotráfico y el paramilitarismo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here