Entre las consecuencias positivas en el brote mundial de coronavirus destaca lo que afirman científicos en el sentido de que este 2020 se podría registrar la mayor caída de emisiones de dióxido de carbono desde la Segunda Guerra Mundial.

La pandemia tiene paralizada buena parte de la economía mundial y des acuerdo con el presidente del Proyecto Global de Carbono, Rob Jackson, cuya organización cuantifica las emisiones globales anuales de gases de efecto invernadero y sus causas, “es probable que ni la caída de la Unión Soviética ni las diversas crisis de petróleo o de ahorro y crédito de los últimos 50 años hayan afectado a las emisiones de la misma manera que esta crisis”.

Dicha institución estima la producción de carbono puede disminuir más de 5 % interanual, cifra que significaría la primera caída desde la reducción del 1,4 % que se registró después de la gran recesión de 2008.

Según Jackson, “no me sorprendería ver una caída del 5 % o más en las emisiones de dióxido de carbono este año, cálculo forma parte de una serie de impactos positivos en el medio ambiente que han dejado las restricciones de movilidad que rigen a nivel mundial.

Los expertos advierten que la baja de emisiones causadas por la pandemia podría ser de corta duración y no sería suficiente para paliar la concentración de gases de efecto invernadero acumulados en la atmósfera durante décadas.

En noviembre del año pasado, un reporte del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente precisó que a menos que las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero caigan un 7,6 % cada año entre 2020 y 2030, el mundo perderá la oportunidad de cumplir con la meta del acuerdo multilateral para limitar el aumento de temperaturas global a 1,5 grados Celsius.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here