Luego de la muerte en Nochebuena de un migrante guatemalteco de 8 años de edad, segundo fallecimiento de un menor en circunstancia similares, el servicio de vigilancia de fronteras de Estados Unidos informa que llevará a cabo controles médicos a todos los niños bajo su custodia.

En un comunicado, el servicio fronterizo señala que la víctima, de nombre Felipe Alonzo Gomez, había sido trasladado a un centro médico de Nuevo México el lunes, luego de registrar síntomas de enfermedad, y le fue diagnosticado un resfriado, el cual derivó en fiebre, siendo dado de alta previas receta de medicamentos.

La enfermedad evolucionó y Alonzo, detenido junto a su padre, comenzó con náuseas y vómitos, por lo que fue trasladado nuevamente al hospital, donde murió el lunes por la noche.

El CBP indicó que no había establecido la causa de la muerte pero que garantizaría “una revisión independiente y completa de las circunstancias”.

Según el ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala, el niño y su padre fueron detenidos el 18 de diciembre tras haber cruzado la frontera por la ciudad de El Paso, en Texas. El día 23 habían sido trasladados a la estación de Alamogordo, en el estado vecino.

Las autoridades estadounidenses señalaron que no se conocen las causas de la muerte del niño y prometieron que se realizará un “examen independiente y en profundidad de las circunstancias” del deceso.

El gobierno de Guatemala pidió una investigación “clara y resguardando el debido proceso”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here