“Sí al desarme, sí a la paz” continúan de manera simultánea en 3 módulos instalados en las alcaldías Iztapalapa, Tlalpan y Azcapotzalco, donde la población  realiza el canje de armas de fuego por dinero en efectivo de manera anónima y voluntaria.

Rosa Icela Rodríguez, Secretaria de Gobierno capitalina, informó que del 21 de enero a la fecha se han destruido 2 mil 828 armas de fuego, de las cuales 2 mil 425 fueron cortas, 281 largas y 122 granadas; además de 6 cartuchos dinamita, 745 mil 857 cartuchos y 7 mil 200 estopines.

Ayer martes, el segundo día en que personal del módulo ubicado en la Parroquia de Cristo Salvador y Señor, en Iztapalapa, esperaba a los ciudadanos decididos a participar en el canje, un señor de aproximadamente 65 años de edad fue el último en llegar a entregar su arma a los elementos de la Secretarías de Gobierno y Seguridad Ciudadana capitalinas, así como de la Secretaría de la Defensa Nacional para que fuera destruida.

Por 120 pesos, el arma larga, considerada artesanal, heredada de su padre, fue reducida a pedazos: “Desde hace mucho tiempo yo la vi en la casa, la tenía mi papá, inclusive creo que era del suyo. La tenía nada más aventada ahí, dije mejor hay que sacarla, no sabemos ni manejarla.

Dijo que en su trayecto al módulo se encontró con un convoy de elementos de seguridad de la ciudad y aseguró que si lo hubiesen parado para preguntarle a dónde se dirigía con su arma, no hubiese dudado en pedirles que lo acompañaran a la parroquia donde se lleva cabo “Sí al desarme, sí a la paz”.

En el segundo día de desarme en la Parroquia de Cristo Salvador y Señor fueron canjeadas cuatro armas: tres cortas y una larga, en un lapso de cuatro horas. De 10:00 a las 14:00 horas.

En este módulo, que es ya el cuarto que se pone en operación como parte de “Sí al desarme, sí a la paz” en Iztapalapa, el canje de juguetes bélicos por didácticos ha atraído la atención de los niños, pues ayer se canjearon aproximadamente 50.

“Me enteré por un chat de vecinos de esta zona, y decidí decirle a mis familiares”, comentó una de las madres que impulsó a sus hijos a intercambiar sus juguetes bélicos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here