Hoy se cumplen 75 años de la liberación del campo de exterminio de Auschwitz, y el Secretario General de la ONU ha alertado de que en los últimos años está resurgiendo el odio.

Más de un millón de personas, la mayoría judíos, fueron asesinados en ese campo, que se ha convertido en el símbolo más trágico del Holocausto de 6 millones de judíos a manos del ejército Nazi.

Hoy, “el extremismo violento y los ataques a lugares de culto”, demuestran que el antisemitismo y otras formas de intolerancia religiosa, el racismo y los prejuicios siguen estando muy presentes entre nosotros, dice el titular de Naciones Unudas, António Guterres en un video para conmemorar a las víctimas.

“Después de 75 años, los neonazis y los supremacistas blancos están resurgiendo, y persisten los esfuerzos por restar importancia al Holocausto y negar o minimizar la responsabilidad de los culpables. Pero mientras perdure el odio, también lo hará nuestra determinación de combatirlo”, añadió el Secretario General.

Por su parte, supervivientes de Auschwitz y representantes de más de 50 países conmemoraron, en el antiguo campo de exterminio nazi, el 75º aniversario de su liberación con una ceremonia protagonizada por los ex prisioneros quienes pidieron a la comunidad internacional que, pese al paso del tiempo, nunca se olvide lo que allí pasó.

Entre quienes 75 años después acompañaron a los ex prisioneros en esta fecha se encontraban los reyes de España, los presidentes de Israel, Hungría, y el secretario de Estado del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin.

Como anfitrión, el jefe del Estado polaco, Andrzej Duda, fue el único político que tomó la palabra, y quiso reiterar el compromiso de Polonia, “primera víctima de la agresión nazi”, en garantizar la supervivencia de Auschwitz como “símbolo eterno del mayor crimen cometido en la historia de la Humanidad”.

Pero fueron los supervivientes los auténticos protagonistas de esta ceremonia que se ha querido mantener lo más alejada posible de cualquier uso político, según los responsables del museo-memorial de Auschwitz. A ella asistieron cerca de 200 ex prisioneros, muchos de ellos ataviados con el pañuelo con rallas azules y blancas propio del ‘campo’.  (Naciones Unidas/agencias)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here