Se pensó que lo anunciaría hasta la semana entrante pero el primer ministro británico, Boris Johnson, adelantó la medida y dió a conocer este sábado un nuevo confinamiento en Inglaterra a partir del 5 de noviembre debido al incremento de casos de coronavirus.

Tiendas no esenciales, cafeterías, pubs y los restaurantes permanecerán cerrados desde el próximo jueves hasta los primeros de diciembre, excepto servicios de comida para llevar y entrega a domicilio.

Johnson aceptó que las acciones a nivel regional no han funcionado, y advirtió que los modelos científicos sugieren que, a menos que se tomen medidas, podría haber miles de muertes diarias en el país, aún más que en el primer brote en la primavera pasada.

Dijo que si bien “nadie quiere imponer este tipo de medidas”, el Servicio Nacional de Salud se verá sobrecargado si no se toman, y adelantó que no se volverá “al bloqueo a gran escala de marzo y abril”.

Expresó que “las medidas que he esbozado son mucho menos primarias y menos restrictivas, aunque me temo que desde el jueves el mensaje básico es el mismo: quédese en casa, protejan el Servicio Nacional de Salud y salven vidas”.

Recordó que los asesores científicos y médicos tienen la perspectiva de medicamentos cada vez mejores, la perspectiva realista de una vacuna, y las esperanzas y la confianza que está depositando en las pruebas de respuesta rápida.

Reino Unido ha superado ya el millón de infectados desde el inicio de la pandemia tras los 21 mil 915 nuevos contagios registrados en un día. Los muertos son 46 mil 555.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here