En un comunicado, el Gobierno de México ha expresado su profunda preocupación ante las actividades de intimidación y extorsión a migrantes por parte de grupos de milicias en la frontera de Nuevo México.

El grupo de milicias de derecha estadounidense United Constitutional Patriots ha intensificado sus actividades y empezado a detener a familias enteras de migrantes, para luego entregarlos a los agentes de la Patrulla Fronteriza.

De acuerdo con la cancillería mexicana, este tipo de prácticas pueden conducir a un atropello a los derechos humanos de las personas que migran o que solicitan asilo o refugio en los Estados Unidos.

El texto emitido por el gobierno de México añade que las tareas de patrullaje y seguridad, al margen de las estructuras legales del gobierno federal de ese país, constituyen asimismo un riesgo para la seguridad humana de los migrantes.

El 16 de abril miembros del dicho grupo privaron de la libertad a alrededor de 300 personas, entre ellos niños, cerca de la ciudad de Sunland Park en Nuevo México, publicando videos y fotos de sus acciones en redes sociales.

La Unión Estadounidense por las Libertades Civiles en Nuevo denunció los hechos en una carta dirigida a la gobernadora del estado, Michelle Lujan Grisham, y al fiscal general Héctor Balderas, pidiendo que investiguen la detención ilícita de cientos de migrantes en la frontera sur.

La gobernadora subrayó que es “totalmente inaceptable” que las familias de migrantes “puedan ser intimidadas o amenazadas de cualquier manera o forma” cuando llegan a la frontera estadounidense. “No hace falta decir que los ciudadanos comunes no tienen autoridad para arrestar o detener a nadie”, agregó

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here