La jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, demandó que “haya justicia para Fátima”, en relación al caso de la menor cuyo cuerpo fue hallado sin vida el domingo en calles de la alcaldía Tláhuac, y aseguró que se investigará lo recabado por las cámaras de videovigilancia para dar con los presuntos responsables de la desaparición y muerte de la menor de 7 años.

 

“Vamos a revisar qué cámaras funcionaban y cuáles no, ustedes saben que estamos en un proceso de cambio de cámaras y porque no había acá. Vamos a llegar a la verdad, hay una cadena yo lo diría de negligencias en las instituciones y para poder cambiarla, tenemos que saber la verdad, desde el principio hasta el final. Si queremos que cambien las instituciones, también tenemos que investigar a la autoridad”.

 

Sheinbaum señaló que a la brevedad solicitará una investigación sobre cuantas carpetas de investigación se iniciaron en las agencias del ministerio público de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México; así como la desaparición y el hallazgo del cadáver por la Secretaría de Seguridad Ciudadana.

 

Mencionó que “es una cadena desde la escuela, la primera denuncia, tiene que haber la primera consecuencia y justicia, y eso es lo que les dije a los familiares y la seguridad para los niños y niñas. Tengo una profunda indignación y tristeza por lo que pasó, queremos justicia y para poder cambiar las instituciones debemos conocer la verdad y haya más seguridad para nuestras niñas”.

 

Descartó la posibilidad de un asesino serial que opere en la Ciudad de México, ya que este caso es “especial” por la circunstancia de los familiares, y reveló que lo más importante es que haya justicia en este tipo de casos, y está la Policía de Investigación enfocada en la revisión del caso.

 

“Si hay irregularidades de funcionarios públicos, habrá sanciones, la propia fiscal general, Ernestina Godoy dijo que realizará la investigación y en las próximas horas darán a conocer la verdad”.

 

La Arquidiócesis Primada de México hizo un llamado a las autoridades para que los crímenes de Ingrid Escamilla y la niña Fátima no queden impunes y se aplique la justicia.

 

Explica en un boletín que se compromete a fortalecer las acciones pastorales para contribuir e impulsar en la sociedad un ambiente de respeto a la dignidad de toda persona, al fortalecimiento de las familias y a la educación para la paz y la justicia, y que es consciente que estos hechos provocan miedo, enojo y desesperanza entre la población, y se une al pesar que vive la Ciudad de México, además de manifestar su enérgica condena por estos crímenes.

 

Por su parte, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos expresó su indignación y condena por el homicidio de la menor, al tiempo que exigió a la Fiscalía de Justicia de esta entidad, una investigación integral, profesional y exhaustiva, a fin de que el caso no quede en la impunidad.

 

La CNDH llama la atención sobre la necesidad de que las autoridades emprendan acciones urgentes para revertir el contexto de inseguridad y violencia que existe en nuestro país, así como para proporcionar a la sociedad niveles mínimos de seguridad que permitan el cabal ejercicio de sus derechos y prevenir ataques y agresiones contra las personas, y en particular, contra niñas, niños, adolescentes y mujeres.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here