El balance de la explosión de gas que destruyó un edificio en la localidad rusa de Magnitogorsk, en los Urales, aumentó a 39 muertos, entre ellos 4 niños, mientras los equipos de rescate cesaban este jueves las operaciones de búsqueda en medio de un frío glacial.

Los socorristas salvaron a 6 personas, entre ellas 2 niños, luego de que parte del inmueble de 9 pisos se derrumbó tras la explosión el lunes en ese inmueble ubicado en una ciudad industrial de la región de Tcheliabinsk, a unos 1.700 kilómetros al este de Moscú.

Unas 1.100 personas vivían en este edificio construido en 1973, durante la época soviética, donde 35 apartamentos quedaron destruidos debido a la explosión. Los equipos de rescate, trabajaron bajo un frío glacial, con temperaturas de -27 ºC

El comité de investigación ruso, un organismo encargado de las principales investigaciones en el país, anunció que no se había encontrado ningún rastro de explosivo.

El funeral de las víctimas debería celebrarse a partir del viernes, tras un proceso de identificación, informaron las autoridades municipales.

Los habitantes de Magnitogorsk dejaron flores y velas cerca del lugar de la explosión, mientras que el gobernador de esta región decretó una jornada de duelo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here