La Cuarta Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, que se clausuró el viernes en Nairobi, logró un acuerdo para reducir el consumo de plásticos de un solo uso.

Luego de 5 días de debates en la capital de Kenia, los ministros presentes en la conferencia consensuaron una declaración, aunque algunos países esperaban compromisos más ambiciosos.

La declaración ministerial acordada al final de la cumbre señala que los países participantes “abordaremos el daño a nuestros ecosistemas causado por el uso y la eliminación insostenibles de los productos plásticos, incluso mediante la reducción significativa de los productos plásticos de un solo uso para el año 2030, y trabajaremos con el sector privado para encontrar productos asequibles y respetuosos con el medio ambiente”.

Varios países apoyaban medidas más ambiciosas sugeridas por India, para que los Gobiernos se comprometieran a la “eliminación progresiva de los productos de plástico de un solo uso para 2025”. Países como Estados Unidos, Arabia Saudita y Cuba se opusieron y solo se incluyó una “reducción significativa” en 2030.

De acuerdo con las estimaciones de la ONU, cada minuto se compran un millón de botellas de plástico y, al año, se usan 500 millones de bolsas. Casi una tercera parte de todos los envases de plástico salen de los sistemas de alcantarillado y 8 millones de toneladas acaban en los océanos cada año, amenazando a la vida marina. 

Los delegados también se comprometieron a promover sistemas alimentarios sostenibles mediante el fomento de prácticas agrícolas resilientes, combatir la pobreza a través de la gestión sostenible de los recursos naturales y promover el uso y el intercambio de datos ambientales.

“El mundo está en una encrucijada, pero hoy hemos elegido el camino a seguir”, dijo Siim Kiisler, presidente de la Asamblea y ministro de Medio Ambiente de Estonia.

Además, los casi 200 ministros adoptaron una serie de resoluciones no vinculantes, que van desde reducir el desperdicio de alimentos y la gestión racional de la basura a desarrollar tecnologías innovadoras y consultar a los pueblos indígenas para las políticas de desarrollo.

Durante la Asamblea, Antigua y Barbuda, Paraguay y Trinidad y Tobago se unieron a la campaña Mares Limpios de ONU Medio Ambiente, la mayor alianza del mundo para combatir la basura marina plástica y que ahora cuenta con 60 países, incluidos 20 en América Latina y el Caribe.

También se presentaron una serie de informes que evidencian la necesidad de actuar con rapidez para hacer frente a los desafíos ambientales.

Mientras los delegados se preparaban para salir de Nairobi el viernes, cientos de miles de estudiantes en alrededor de 100 países salieron a las calles como parte de “Fridays For Future” un movimiento de protesta global inspirado por la estudiante sueca Greta Thunberg.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here