El Gobierno de la Ciudad de México presentó la Ofrenda de Día de Muertos realizada por personal de la Dirección General de Asuntos Agrarios de la Secretaría de Gobierno con aportaciones de 22 comunidades y ejidos de la capital.

 

Rosa Icela Rodríguez, titular de Secgob, comentó que el objetivo de realizar este montaje, es promover la tradición arraigada en las zonas rurales, y dar un reconocimiento a los integrantes de los núcleos agrarios, “ya que son los verdaderos depositarios de la cultura y las tradiciones de nuestros antepasados”.

 

Mencionó es muy importante no olvidar esas tradiciones, y expresó que “no perdamos el festejo de Día de Muertos, porque cuando un pueblo pierde su tradición, tiende a desaparecer”.

 

Resaltó la colaboración para la realización de este altar, y aseguró que así se caminará de la mano para resolver diversos conflictos que tienen los núcleos agrarios.

 

La ofrenda se realizó con la temática de Emiliano Zapata, en honor al año del general, que es el símbolo de la resistencia campesina en nuestro país. Está compuesta por 3 niveles que representan la tierra, el cielo y el purgatorio, los cuales cuentan con los elementos más representativos de los altares, como agua, sal, veladoras, pan de muerto, frutas, papel picado, incienso y copal, entre otros, detalló el director general de Asuntos Agrarios, Gilberto Ensástiga.

 

Explicó que esta ofrenda se caracteriza por el arco de cempasúchil con el nombre del panteón de San Lorenzo Acopilco, realizado por la misma comunidad; el perro xoloitzcuintle hecho de papel por los comuneros de San Miguel Xicalco, y calaveritas de chilacayote del Ejido de San Juan Ixtayopan.

 

Por su parte Erasto Hernández, presidente del Comisariado Ejidal de San Andrés Mixquic, agradeció la oportunidad para expresar los recuerdos de los pueblos originarios, quienes son guardianes y garantes de las tradiciones.

 

“Las raíces de esto se dan debido a que en la época prehispánica en estas fechas es el tiempo de cosecha, el tiempo de abundancia, en el cual podíamos brindar la mesa hasta a nuestros fieles difuntos, brindándoles la comida”, explicó el comisario.

 

Además de las calaveritas literarias realizadas por el Ejido de San Francisco Tlaltenco, y por Gilberto Ensástiga, en el altar de muertos también se aprecian los nombres de 47 núcleos agrarios que actualmente se encuentran activos en la Ciudad de México.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here