Autoridades de Ámsterdam planean construir un centro erótico donde ubicar apartadas de los turistas que visitan la capital de Países Bajos a las trabajadoras sexuales. Los prostíbulos han sido icónicos escaparates que daban a la calle, pero se busca que esto cambie.

Las autoridades tienen par de opciones para su plan: un hotel sexual o un centro erótico.

El Consejo de la ciudad explica en un comunicado citado por el periódico británico The Guardian que las opciones son “todo en uno, un hotel de prostitución con ventanas que dan al interior o un centro erótico son opciones obvias”,.

Se espera que las trabajadoras sexuales puedan dormir y desayunar en su tiempo libre en este complejo, y además, el centro erótico podría incluir club nocturno; un teatro sexual; cafeterías; salón de belleza; peluquería; y salón de bronceado.

El Consejo de Ámsterdam espera finalizar la implementación de su plan antes de que llegue el verano, y la alcaldesa, Femke Haselma, prometió limpiar el Barrio Rojo después de que su equipo se quejara que los turistas, a veces borrachos y armando escándalo, “faltan al respeto tanto a las prostitutas como a los residentes locales”.

La autoridad denuncia que, para muchos turistas, “las prostitutas se han convertido en nada más que una atracción para ver y que “en algunos casos este interés se acompaña por una conducta disruptiva e irrespetuosa”. Además, busca luchar contra una nueva tendencia: “Un gran alza en la prostitución no licenciada y clandestina” cerca del distrito de De Wallen, situado a la lado de la estación central.

A finales de marzo del 2019 varios medios comunicaron que Ámsterdam estaba dispuesto a prohibir a los grupos guiados visitar el famoso barrio, con el fin de frenar el problema relacionado con el hacinamiento y mejorar las condiciones de trabajo de las prostitutas. La idea de ocultar el Barrio Rojo no es nueva, y se remonta al 2018.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here