Autoridades de la ciudad de México capitalinas ya pusieron el ojo en una red de mexicanos y extranjeros que operan mediante el préstamo de dinero exprés, con altos intereses a pequeños comerciantes y vendedores ambulantes en un esquema conocido como gota a gota.

Rosa Icela Rodríguez, secretaria de gobierno de la Ciudad de México, explicó la operación de este sistema que genera ganancias de hasta 100 millones de pesos a la semana y tiene como uno de sus centros de operación la urbe capitalina.

La red de prestamistas se conforma de unas mil 500 personas sudamericanas que llegaron a México como turistas y desde 2015 empezaron a entregar tarjetas para darse a conocer en mercados y pequeños comercios de la capital y otras entidades, enganchando a la gente ofreciéndole entre 2 mil y 60 mil pesos, en menos de 2 horas, sin fiadores ni garantías, con pequeñas cuotas de intereses de hasta 20%, con el único requisito de tener un comercio y proporcionen una credencial de elector.

Rodríguez Velázquez advirtió que más allá del excesivo cobro de intereses, estas operaciones fraudulentas están relacionadas con actividades criminales, las deudas se vuelven como un derecho de piso porque los intereses moratorios son excesivos, y los cobradores usan una aplicación para celulares, a través de la cual manejan sus listados con el monto del préstamo, el pago mensual y la cantidad de cobros a realizarse.

La funcionaria precisó que el método “gota a gota” surgió hace una década en la ciudad colombiana de Medellín, y sus principales víctimas son propietarios de pequeños comercios, como tiendas de abarrotes, panaderías, papelerías, carnicerías y taquerías. Esta forma de operar se llama así porque van dejando a la gente sin dinero gota a gota.

Ante esta circunstancia, la secretaria de gobierno de la Ciudad de México habló de estrategia por parte de las autoridades para combatir esta plaga y destacó la prevención informando sobre el modo de operar de estos grupos, los habitantes de la ciudad puede distinguir el riesgo y evitar caer en su enganche, lo que pone en riesgo su seguridad en algunos casos su vida.

Rosa Icela apuntó que la Procuraduría General de Justicia y la Secretaría de Seguridad  Ciudadana tienen la instrucción de la Jefa de Gobierno de atender mediante un protocolo que garantice la seguridad de quienes enfrenten a este lastre que hagan la denuncia ya sea de manera pública o de manera anónima, y que la información presentada se nutrirá con la que se obtenga de denuncias ciudadanas para combatir este modelo criminal y proteger a los habitantes de la ciudad.

Finalmente,puso a disposición de los ciudadanos el teléfono 5533 5533 del Consejo Ciudadano para denuncias anónimas si alguien ha sido víctima o conoce de algún caso

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here