Italia revisó sus prioridades en materia de vacunación contra el coronavirus y se determinó que habrá un cambio que colocará a curas, monjas y residentes de centros comunitarios entre los grupos más importantes para recibir su primera dosis.

 Esto se señala en las nuevas normas del proceso de inoculaciones en el país transalpino, y la región de Piamonte incluso abrió ya un centro de vacunación especial para líderes de comunidades religiosas.

El nuevo plan estipula la vacunación de personas según grupo etario, empezando con los de mayor edad o los que sufren de discapacidades y avanzando por etapas hacia los más jóvenes.

El gobernador de Piamonte Alberto Cirio calificó la campaña de vacunación como ejemplo de solidaridad entre las distintas comunidades y religiones, y las vacunas están siendo suministradas por el sistema de salud pública italiano.

El Hospital de Cottolengo en Turín administrará la vacuna a líderes de las comunidades budista, católica, judía, musulmana, además de la waldesiana y otras instituciones no católicas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here