Investigadores del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore en la ciudad norteamericana de Berkeley, consiguieron agua en forma sólida a 1.650 °C y 2.750 °C.

Según un estudio publicado en la revista Nature, la magnitud de las temperaturas que alcanza este hielo es más patente si se considera que en su superficie el Sol llega a temperaturas de unos 5.500 °C.

Para realizar el experimento que duró tan solo unos nanosegundos, los científicos crearon una presión millones de veces superior a la presión atmosférica de la Tierra.

El experimento se llevó a cabo un año después de que el mismo equipo confirmara la hipótesis del hielo superiónico, estado del agua en la que el oxígeno se encuentra en forma de cristal solidificado y el hidrógeno es líquido. Ahora, no solo recrearon el ensayo, sino que pudieron observar la estructura cristalina de la materia, empleando destellos de rayos X sincronizados

En un comunicado del laboratorio estadounidense, una de las coautoras del estudio, Federica Coppari, dijo que “dadas las condiciones extremas en las que se prevé que este escurridizo estado de la materia sea estable, comprimir el agua a tales presiones y temperaturas y simultáneamente fotografiar la estructura atómica fue una tarea extremadamente difícil”,

Esta forma de hielo, bautizada como hielo XVIII, debido a que se conocen otras 17 formas de la estructura cristalina del agua, debería existir en núcleos de planetas gigantes helados como Urano o Neptuno.

Marius Millot, miembro del equipo, agregó que “esto puede cambiar dramáticamente nuestra comprensión de la estructura interna y la evolución de los planetas gigantes helados, así como de sus numerosos primos extrasolares”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here