Resultados de una investigación publicados en la revista biomédica Aging indican que un pequeño estudio con 35 pacientes, permitió a científicos israelíes asegurar que lograron revertir por primera vez el proceso de envejecimiento en células humanas.

Para obtener este resultado, indican que extendieron la longitud de los telómeros, estructuras que ‘cubren’ las puntas de los cromosomas.

Se explica que cuando envejecemos, nuestros telómeros se acortan, ya que cada vez que una célula se divide, parte del telómero se pierde y dejan cada nuevo cromosoma ligeramente más corto que su predecesor, por lo que su longitud se considera un marcador de la edad biológica.

Asimismo, el acortamiento aumenta el riesgo de mutaciones en el futuro, lo que a menudo puede conducir a enfermedades relacionadas con la edad, como ciertos tipos de cáncer.

Los participantes en el estudio fueron sometidos a una terapia de oxígeno hiperbárico en 5 sesiones de 90 minutos por semana durante 3 meses, resultando que algunos de los telómeros de sus células se extendieron hasta en 20 %. Los telómeros en glóbulos blancos tomados de esas 35 personas de 64 años o más, habían recuperado hasta una quinta parte de su longitud perdida.

Aunque la escala de la investigación es pequeña como para hacer conclusiones definitivas, el hecho de que la terapia con oxígeno hiperbárico pueda tener impacto en la longitud de los telómeros abre el camino para realizar estudios más amplios.

Shai Efrati, profesor de la Facultad de Medicina y de la Escuela de Neurociencia Sagol de la Universidad de Tel Aviv, explicó a ScienceAlert que “telómeros más largos se correlacionan con un mejor rendimiento celular”, por lo que los estudios sobre la posible conservación o recuperación de su longitud tienen potencial.

En un comunicado del Centro Sagol de Medicina e Investigación Hiperbárica, Efrati señaló que comprender el acortamiento de los telómeros “se considera el ‘Santo Grial’ de la biología del envejecimiento”, aunque el proceso del envejecimiento humano se extiende más allá de la longitud de estos elementos.

Los científicos determinaron que los cambios genéticos generados por la terapia de oxígeno hiperbárico no solo alargaron los telómeros, sino tuvieron efecto positivo en la salud de los propios tejidos. No obstante, hay que tomar en cuenta otros factores.

Para revertir el proceso de envejecimiento por completo, necesitaríamos recuperar  fragmentos de código genético perdidos durante la división celular, algo que sucede en ciertos tejidos que recubren nuestro intestino a través de una enzima llamada telomerasa. (RT)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here