Un grupo de investigadores virales y médicos chinos en una reunión informativa en Pekín explicó que es poco probable que el nuevo coronavirus desaparezca como lo hizo el SARS hace 17 años, ya que infecta a algunas personas sin causar síntomas obvios como la fiebre Apuntan que los portadores asintomáticos hacen que sea difícil contener completamente la propagación del virus, ya que pueden transmitirlo sin ser detectados.

Con el SARS, los infectados se enfermaban gravemente, y una vez en cuarentena y aislados de otras personas, el virus dejaba de propagarse. En cambio, China sigue detectando docenas de casos asintomáticos del nuevo coronavirus todos los días a pesar de haber controlado el brote.

Jin Qi, director del Instituto de Biología de Patógenos en la Academia China de Ciencias Médicas, explica que “es muy probable que se trate de una epidemia que coexista con los humanos durante mucho tiempo, se vuelva estacional y se mantenga dentro de los cuerpos humanos”.

Así, aunque hay quienes esperan que la propagación del virus disminuya a medida que la temperatura en los países del hemisferio norte aumente en el verano, especialistas chinos afirman que no encontraron evidencia que respalde esa opción.

Según Wang Guiqiang, jefe del departamento de enfermedades infecciosas del Primer Hospital de la Universidad de Pekín, si bien es cierto que el virus es “sensible al calor”, para ser eliminado tiene que exponerse a 56 grados centígrados durante 30 minutos, “y el clima nunca va a calentarse tanto”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here