Integrantes de la Universidad Tecnológica australiana de Swinburne en Melbourne, han demostrado que las resacas fruto de un consumo excesivo de alcohol reducen la función cerebral y la memoria. El estudio completo fue publicado en la revista Journal of Clinical Medicine.

Los especialistas entrevistaron a varias personas y determinaron sus niveles de alcohol en sangre con un alcoholímetro después de una noche de fiesta. A la mañana siguiente, más de 100 sujetos completaron una encuesta en línea y una prueba cognitiva para medir la memoria y la función ejecutiva, que engloba diversas habilidades cognitivas dirigidas a lograr una meta.

Una de las tareas que debían realizar los participantes era seleccionar números y letras alternados de manera ascendente: 1-A-2-B-3-C. Quienes presentaron mayor concentración de alcohol obtuvieron peores resultados que los participantes más sobrios.

De esta manera, los científicos demostraron que la gravedad de la resaca está directamente relacionada con la capacidad de aprendizaje y la habilidad para recordar información.

Sarah Benson, una de las científicas que elaboró este estudio, subraya que cuanto más alcohol se consume peor es la resaca y el deterioro del cerebro y este deterioro también tiene “enormes efectos negativos potenciales en las actividades cotidianas”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here