Tras varios meses de medidas de aislamiento para contener la propagación del coronavirus, la ciudad china de Hangzhou asentada en la provincia de Zhejiang, está regresando gradualmente a la normalidad y ello incluye la apertura de escuelas.

Así aconteció en diversos planteles el pasado domingo, cuando los alumnos de 1°, 2° y 3° grado de la escuela primaria Yang Zheng, por fin volvieron a ocupar sus pupitres para reanudar las clases.

En algo tan inédito como comprensible, y como medida extra de precaución, los maestros del plantel pidieron a los padres que crearan junto a sus hijos sombreros de un metro de ancho parecidos a los ‘futou’ de la dinastía Ming, para ayudar a mantener el distanciamiento social.

Esto no fue obstáculo para que los niños manifestaran su alegría por regresar al salón de clases

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here