La ciudad china de de Guangzhou, está utilizando un robot hablante para apoyar la rehabilitación de los adictos a las drogas en un proceso de interacción humano-máquina.

Mientras la mayoría de los robots son diseñados pensando en eliminar en tanto sea posible la línea que separa a los humanos de las máquinas, el objetivo de las autoridades de Guangzhou no se enfoca a este aspecto sino que busca ser particularmente afín a los drogadictos, a muchos de los cuales les es difícil sincerarse ante los trabajadores comunitarios.

Con el nombre de “Tianche Nº E”, y apariencia de un Baymax cúbico, el robot comenzó a operar el sábado en un centro comunitario de rehabilitación en el distrito de Nansha.

Apoyado en algoritmos de inteligencia artificial y macrodatos, el robot ofrece consejería individual y evaluación psicológica, además de recordar a los pacientes de practicarse exámenes de orina.

El aparato fue desarrollado por la comisión distrital de control de narcóticos y una compañía tecnológica nacional para agilizar el proceso de rehabilitación, según la comisión.

Con solo escanear una tarjeta de identidad y someterse a una rápida sesión de reconocimiento facial, el paciente puede iniciar la orientación, una parte importante del trabajo de seguimiento después del tratamiento de la adicción. Al término de la sesión, el robot genera un informe para el personal del centro.

“Las sesiones de orientación tradicionales pueden presentar problemas como la repetición de preguntas, un proceso complicado o un análisis insuficiente”, explicó Yang Qingqiu, subcomandante de la brigada antidrogas del distrito..

Entre tanto, un antiguo adicto, quien solicitó mantener su nombre en reserva, confesó que se sentía más confiado hablando con el robot que cuando estaba frente a funcionarios o trabajadores comunitarios.

Fuentes de la comisión dijeron que tienen planes para utilizar el mismo modelo de robot en más centros de rehabilitación comunitarios en el distrito. (Xinhua)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here