Siguiendo con el movimiento sobre el uso de plástico en gran parte del mundi, las autoridades chinas aprobaeon un plan para reducir los plásticos de un solo uso, prohibiendo el empleo de bolsas no biodegradables en las ciudades más pobladas.

Un documento de la Comisión Nacional de Reforma y Desarrollo y por el Ministerio de Ecología y Medio Ambiente, apunta a prohibir esta costunbre en “todas las zonas urbanas por encima del nivel de prefectura y en las comunidades costeras bien desarrolladas”, antes de que finalice el año 2022.

En China, se desechan más de 31 toneladas de plástico diariamente, de las que el 74 % no se gestionan correctamente, y de acuerdo con Naciones Unidas, entre los 10 ríos que llevan más del 90 % del plástico que acaba en los océanos, al menos 6 transitan parcial o totalmente a través del país asiático.

Más aún, Pekín analiza impedir este 2020 la producción y venta de cubiertos desechables de espuma plástica, como serían vasos de poliespán, popotes de plástico) o cotonetes.

Las autoridades esperan reducir en 30% la intensidad de uso de cubiertos desechables de plástico hacia 2025.

Los hoteles de lujo también deberán dejar de ofrecer productos de plástico de un solo uso antes de que acabe 2022 aunque podrán venderlos, o dar la posibilidad de rellenar los botes vacíos.

De igual forma, el gobierno apunta a los servicios postales, uno de los sectores donde más se acostumbra el uso de los envoltorios, y estas compañías no podrán utilizar paquetes de plástico no biodegradable ni bolsas desechables de tejido plástico a partir de 2022 en las principales ciudades del gigante asiático.

Entre otras medidas para tratar de reducir el problema que supone el abuso de los plásticos desechables, la CNRD, la prohibición de producir y vender bolsas de la compra de grosor inferior a 0,025 milímetros, o terminar con las importaciones de basura plástica de otros países.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here