El gobierno de China salió en defensa de su actuación durante las primeras semanas de crisis sanitaria generada por el Covid-19, en tela de juicio tras ser acusado por varios países incluido Estados Unidos de ocultar datos e incluso de negligencia. El presidente Xi Jinping dijo este lunes que “todo el tiempo hemos actuado con apertura, transparencia y responsabilidad”.

Los cuestionamientos llegan hasta la Organización Mundial de la Salud y su secretario general, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, ya que varios países critican que esta organización creyese tanto en los datos de China, cuando ahora aparecen algunas inconsistencias.

Es en este marco como se desarrolla hoy la asamblea general de la OMS una de las más polémicas de la historia por el choque entre Estados Unidos y China por la crisis del coronavirus. De hecho, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció el congelamiento del financiamiento que aportada su país a la OMS, algo así como  el 15% de su presupuesto del organismo de la ONU.

Mientras tanto, la Unión Europea, uno de los territorios más afectados por el coronavirus en los últimos meses, presentó en la asamblea una propuesta de resolución junto a otros miembros de la OMS en la que se pide una revisión de la gestión que la organización hizo de la pandemia, cosa que para China, es “precipitada” ya que aunque apoya la investigación, el gigante asiático prefiere que se haga una vez termine la pandemia global de coronavirus.

En la asamblea, el secretario general, Tedros defendió la actuación de su organización, y apuntó que “desde el primer momento hemos dado la alarma. Declaramos una emergencia sanitaria el 30 de enero. Ofrecimos asesoramiento y directrices técnicas. Hemos apoyado a los países para que pudieran aplicar estas directrices. Hemos informado e intentado dar las herramientas necesarias a la gente. Hemos luchado contra los bulos. Hemos aprendido lecciones. Estamos comprometidos a ser transparentes, exigir cuentas y mejorar”.

También se pronunció el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, que calificó a la OMS de “insustituible” y abogó por un mayor financiamiento por parte de los países de esta.

Durante la conferencia varios líderes coincidieron en la necesidad de que la vacunas sean un “bien común” para la humanidad y  China aseguró que si descubre la cura para la enfermedad compartirá los resultados con los demás.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here