Luego de que Irán admitió su responsabilidad en el desastre del avión ucraniano Boeing 737, que fue derribado por un misil el 8 de enero con 176 personas a bordo, la historia muestra que no es el único caso en el que. aeronaves comerciales son víctimas de actos de guerra, así sea “por accidente”

Entre los casos de mayor impacto destacan el derribo del DC-9-15 de Aerolinee Itavia el 27 de junio de 1980. Un avión DC-9-15 de la compañía aérea italiana Aerolinee Itavia, que cubría la ruta de Bolonia a Palermo, explotó cerca de la isla de Ustica, en Sicilia. Los 77 pasajeros a bordo de la aeronave, entre ellos 13 niños, fallecieron en el accidente.

Entre las hipótesis del desastre se habló del impacto de un misil de la OTAN, disparado por error durante una maniobra, y un combate aéreo entre cazas que acompañaban un avión en el que viajaba el entonces líder libio Muamar Gadafi, y aviones de la Alianza. Una investigación independiente que concluyó en 1994 afirmó que la explosión se debió a una bomba instalada en un lavabo.

Otro suceso de este tipo ocurrió cuando un Boeing surcoreano fue atacado el 1 de septiembre de 1983. El Boeing 747-2B5B de Korean Airlines que volaba de Nueva York a Seúl cambió la dirección de la ruta y violó el espacio aéreo de la URSS sin establecer contacto con los aviones de inteligencia.

La aeronave fue derribada por un avión caza soviético en la isla de Sajalín pereciendo 246 personas. La investigación mostró que los pilotos surcoreanos no estaban al tanto del desvío y tampoco pudieron ver el caza interceptor soviético.

Un Airbus de Iran Air fue destruido el 3 de julio de 1988 con casi 300 personas a bordo.  La aeronave, un Airbus A300 B2-203 fue derribado en las aguas iraníes del golfo Pérsico por un misil lanzado de la fragata estadounidense Vincennes, que patrullaba el estrecho de Ormuz: los militares lo identificaron por error como un F-14 iraní.

Otro accidente se registró el 4 de octubre de 2001 cuando un Tu-154M ruso cayó al mar Negro. Un total de 78 personas murieron cuando el aparato de la compañía aérea Sibir, que volaba de Tel Aviv  a Novosibirsk, se estrelló sobre el mar Negro, a unos 200 kilómetros de Sochi.

​El avión fue alcanzado por un misil ucraniano, lanzado por error durante una maniobra militar y 2 años más tarde las autoridades del país indemnizaron a las familias de todas las víctimas de la catástrofe.

Finalmente, el más reciente, la catástrofe del vuelo MH17 de Malaysian Airlines en Ucrania, el 17 de julio de 2014, cuando se dirigía de Ámsterdam a Kuala Lumpur y fue derribado por un sistema de misiles Buk  en una zona de combate entre las tropas ucranianas y milicias pro rusas. Las 298 personas a bordo de la aeronave perecieron y tanto el Ejército ucraniano como las milicias se acusaron mutuamente del desastre.

Una investigación rusa estableció que el misil con el que fue derribado el MH17 pertenecía al Ejército ucraniano, en tanto que el jefe del Departamento de Investigaciones de la Policía nacional holandesa, Wilbert Paulissen, afirmó que fue un misil ruso

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here