El presidente Andrés Manuel López Obrador reafirmó que en el caso de Rosario Robles vinculada este martes  a proceso  por el asunto de la Estafa Maestra y trasladada al reclusorio de Santa Martha Acatitla, el juez resolverá en definitiva.

“Decidirá si hay más implicados y si llama a declarar a más personas; “no es un asunto nuestro, tampoco soy Poncio Pilatos”, dijo el mandatario en su conferencia mañanera, al ser cuestionado sobre el asunto.

El presidente expresó que “es un logro el que no haya impunidad, el que exista un auténtico Estado de derecho, no como antes, que era un Estado de cohecho”, expresó el mandatario federal y refrendó que tanto la Fiscalía General de la República como el Poder Judicial son autónomos e independientes, y ahora el juez decidirá sobre si declara formalmente presa a Rosario Robles, de acuerdo con el procedimiento.

Mientras tanto, la defensa de Rosario Robles vinculada a proceso por ejercicio indebido del servicio público afirmó que se trata de una persecución política, y que tienen los recursos necesarios para demostrar la inocencia de la exfuncionaria de Sedesol y Sedatu.

Alejandro Olea, uno de los abogados de Robles Berlanga, dijo que la exfuncionaria federal es una presa política y que la Fiscalía General de la República no tuvo la capacidad jurídica y moral para rebatir las pruebas presentadas.

Nos encontramos ante un Tribunal del Estado; los hechos, pruebas y leyes no fueron parte del debate y de la imputación de la defendida; estamos ante una violación grave de la presunción de inocencia de Rosario Robles y de una violación grave al debido proceso, manifestó.

“Evidentemente no esperábamos esta resolución porque exhibimos y desahogamos todos los datos de prueba y de investigación que acreditan la inocencia de Rosario Robles”, expresó Olea.

A su vez, Julio Hernández Barros, otro de los abogados de la exfuncionaria, dijo que se encontraron con un Tribunal de Estado pues se violó el debido Derecho y la presunción de inocencia, porque aunque se entregaron pruebas, estas no fueron tomadas en cuenta por la FGR.

Añadió que “realmente estamos ante una persecución, ante una presa política que podríamos calificarla ya a ese grado; ella es un chivo expiatorio que quieren tanto el gobierno federal y otros personajes de la política pública, aquí estamos y seguiremos dando la cara”.

El juez de control Felipe de Jesús Delgadillo advirtió a Robles que en caso de no haber informado por escrito al expresidente Enrique Peña Nieto sobre las irregularidades observadas por la Auditoría Superior de la Federación, y no haberlas entregado como pruebas, lo estaría encubriendo.

En la audiencia de casi 12 horas, el juez señaló a la extitular de la entonces Secretaría de Desarrollo Social, que era su obligación informarlo por escrito y no por el “teléfono rojo”, reuniones de gabinete o giras de trabajo, como lo reveló su defensa, y precisó que la falta de acción de Rosario Robles es relevante, pues no informó al Presidente de la República y tampoco evitó se siguieran dando esas irregularidades.

Ello luego de que la defensa de Robles señaló que Peña Nieto tuvo conocimiento de las irregularidades detectadas por la ASF, ya que se le informó por el “teléfono rojo”, reuniones de gabinete y giras de trabajo. Por ello, el juez de control indicó que se debe aclarar sí se le informó por escrito al exjefe del Ejecutivo federal. (con información de Notimex)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here