El gobierno de Estados Unidos no esperó mucho y anunció que apelará la sentencia de una corte en san Francisco, que puso un alto a la política de Washington que obliga a solicitantes de asilo regresar a México y esperar que sus casos sigan el curso legal.

La Casa Blanca explica en un comunicado que “esta acción socava gravemente la capacidad del presidente de abordar la crisis en la frontera con las herramientas que el Congreso ha autorizado e interfiere con el manejo de nuestros asuntos exteriores”.

Washington agrega que “tenemos la intención de apelar, y tomaremos todas las acciones necesarias para defender los legítimos esfuerzos del poder ejecutivo para resolver la crisis en nuestra frontera sur”.

El juez de distrito Richard Seeborg determinó el lunes que la política del Gobierno de Donald Trump de enviar a centroamericanos que piden asilo a México para que esperen ahí la resolución de sus casos en un sistema judicial que no está autorizado por la ley estadounidense y carece de garantías para proteger a los refugiados de las amenazas a sus vidas o libertad.

La decisión del juez entraría en vigor el viernes venidero y no se sabe si el Gobierno buscará una suspensión de la medida mientras avanza el proceso de apelación.

En México, la cancillería dijo que respeta los asuntos domésticos de los Estados Unidos y toma nota de la decisión del Juez Federal en California de suspender a partir del próximo 12 de abril, la devolución de ciertos extranjeros a México para que aguarden el desarrollo de su proceso migratorio.

Destaca en un comunicado que el Gobierno de México ha mantenido diálogo y en varias reuniones ha planteado sus preocupaciones y puntos de vista sobre la intención anunciada por el Gobierno de los Estados Unidos el 20 de diciembre de 2018 y que dio inicio el 28 de enero de 2019 respecto al envío a nuestro país de extranjeros en proceso de revisión de su pedido de asilo.

Reitera que no obstante que México no coincide con esa medida unilateral, se admitió de manera temporal y por razones humanitarias el ingreso de migrantes, con base en el compromiso de México con los derechos humanos.

Puntualiza que a efecto de asegurar que el ingreso de eso migrantes se diera de manera ordenada, se sostuvieron reuniones técnico-operativas en las que se definió el perfil del migrante que México podría aceptar, horarios y capacidad de recepción, así como aspectos de la instrumentación de la decisión unilateral del Gobierno de Estados Unidos.

Añade el comunicado que el Gobierno de México se mantendrá atento al desarrollo que siga el procedimiento judicial en los Estados Unidos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here