La Infinita Compañía, nueva plataforma para las artes escénicas (antes Rising Art) dirigida por Rodrigo González y Raúl Tamez, presenta en el Alcázar del Castillo de Chapultepec, por segundo año consecutivo, Carlota; las reflexiones de la emperatriz de México durante diferentes etapas: a los 16 años, antes de contraer matrimonio con el archiduque de Austria, Fernando Maximiliano de Habsburgo; durante su vida de emperatriz e incluso hasta la etapa en que, ya viuda y declarada loca, se encontraba recluida en el Castillo de Bouchout en Bélgica, donde terminó su vida.

En enero y principios de febrero, La Infinita Compañía, como primera actividad del 2020, presentó 4 funciones de Carlota en el Teatro Juárez, logrando lleno total en cada una.

La obra está basada en cartas escritas de su puño y letra, de las cuales se tiene conocimiento y registro fidedigno. Rodrigo González, quien es el coreógrafo y dramaturgo, no se basó en ninguna novela ni interpretación de autor, sino directamente en textos recopilados por destacados investigadores como Konrad Ratz y José N. Iturriaga de la Fuente, con las traducciones pertinentes y especializadas.

Estas misivas fueron escritas por Carlota a lo largo de su vida y dirigidas a su esposo Maximiliano, a su padre y su hermano, ambos con el nombre de Leopoldo, a la archiduquesa María Luisa, a la Emperatriz Eugenia y a algunas otras amistades.

Rodrigo pone énfasis en la ambición de la emperatriz, que desde su particular punto de vista es lo que la pierde, lo que la lleva a esa especie de paranoia y neurosis, que se complica a medida que pasa el tiempo y que debido al poco conocimiento que había en esa época sobre las enfermedades mentales, es tratada de manera brutal con el encierro y con otras medidas como baños de agua helada.

Ella tenía la obsesión de que la querían envenenar, idea que no es del todo descartable debido a que es un recurso usado en el ámbito del poder en todas las épocas. Carlota llevó este miedo a un extremo tal que la tomaron por loca, además de que tuvo un encuentro desafortunado con Napoleón III. Él no la quería recibir, entonces ella irrumpió desesperada en su oficina y armó un escándalo.

En la obra se pone en duda la locura de Carlota. Rodrigo se pregunta si podría haber sido consecuencia de sus crisis nerviosas y su temperamento.

Carlota es  un espectáculo unipersonal representado de manera alternada por las intérpretes María Inés Pintado y Jessica Sandoval, ambas con experiencia en danza y en teatro.

La música está escrita ex profeso por el director y compositor Alonso Burgos, y será interpretada en un piano y dos cellos.

El vestuario está confeccionado por el reconocido diseñador Carlo Demichelis.

En el Alcázar del Castillo de Chapultepec se presentará:

Sábados del 15 de febrero al 28 de marzo a las 20 h.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here