Una británica que fingió tener cáncer y se benefició económicamente de ello, ha sido condenada a 4 años y 5 meses de prisión por fraude y falsificación.

El diario The Guardian retoma la historia y dice que Patricia Robertshaw trabajaba hace casi 3 años como gerente de Yorkshire Cancer Research, una organización benéfica para personas con cáncer, donde convenció a todos que padecía esta enfermedad y que se estaba sometiendo a un tratamiento de radioterapia para combatirla.

De esta manera, la mujer de 42 años de edad fue excluida de su trabajo como gerente de eventos por 3 meses, durante los cuales se empleó en otras compañías usando documentos falsos.

Según las autoridades, trabajaba en todas partes usando 3 títulos universitarios falsos en ciencias, administración y filosofía.

Esto le permitió lograr un aumento salarial de unos 13 mil dólares durante 7 meses en el Yorkshire Cancer Research, y se estima que entre septiembre de 2015 y noviembre de 2017 Patricia ganó unos 115 mil dólares de manera fraudulenta.

A finales de 2017 las mentiras de Robertshaw surgieron cuando varios colegas suyos de la organización benéfica descubrieron que los códigos de los formularios que confirmaban su supuesto cáncer no eran válidos.

El juez encargado del caso, Andrew Stubbs, aseguró que la acusada actuó sin ningún sentido de la “vergüenza” y que por culpa de sus acciones muchos enfermos que se benefician de los programas benéficos “se verían afectados en algún grado”.

Por su parte, la defensa alegó que Robertshaw padecía problemas de salud mental y trastornos de personalidad, asegurando que siente un “profundo remordimiento y arrepentimiento”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here