Un diputado argentino fue presentó en la legislatura de Buenos Aires una iniciativa que busca limitar el uso de cigarrillos electrónicos en espacios cerrados con acceso público, y publicitar los riesgos que pueden ocasionar para la salud.

 

La propuesta del legislador Sergio Abrevaya, busca modificar la Ley de control del tabaco, a fin de regular el consumo y publicidad de los dispositivos automáticos, ante un elevado uso de los mismos.

 

Entre los argumentos de Abreyaya destaca la postura actual de las empresas que comercializan el producto, que sostienen que son “menos perjudiciales que los cigarrillos convencionales”.

 

Ppuntualiza que “el último reporte al respecto, publicado por la Organización Mundial de la Salud  a finales del 2014, señala que la evidencia disponible hasta la fecha muestra que el vapor que liberan los dispositivos no es tan inocuo como se sugiere”.

 

Aunque en Argentina aún no se han reportado casos de daños severos por el uso del cigarrillo electrónico, su importación y distribución está prohibida desde el 2011 por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica, que ratificó en su decisión que “ninguno de los estudios es concluyente sobre sus efectos adversos a mediano y largo plazo, ya que los dispositivos aportan, en el vapor inhalado, una cantidad incierta de nicotina y de otras sustancias tóxicas”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here