El Ayuntamiento de Oslo , la capital de Noruega, anunció un plan como  que califica como “la estrategia climática más ambiciosa de todas las grandes ciudades del mundo”, cuya finalidad es reducir hasta en 95% sus emisiones de CO2 para 2030.

La autoridad no estimó cuánto costaría aplicar esta reducción calculada en relación a 2009, que develó un mes antes de las elecciones municipales, y el alcalde Raymond Johansen, fue citado por los medios noruegos y dijo que “junto con los habitantes y los actores económicos de Oslo, trabajaremos en los próximos once años para eliminar las fuentes de emisiones de gases de efecto invernadero en la ciudad”,

Entre las medidas que se pretende asumir, la alcaldía de la capital noruega quiere que todos los vehículos individuales que circulen en sus carreteras en 2030 sean “limpios”, aunque no aclara si se van a prohibir totalmente los vehículos que funcionan con combustibles fósiles.

Noruega, el mayor productor de hidrocarburos de Europa del Oeste y el primer país del mundo en el sector de los autos eléctricos, cuya meta es que en 2025 todos sus vehículos nuevos tengan cero emisiones.

El Ayuntamiento también quiere reducir un 33% el tráfico de vehículos para 2030 respecto a 2015 e impulsar el transporte público, los carriles bici y las zonas peatonales. (AFP)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here