Fue el 11 de septiembre de 1940 cuando nació Brian Russell De Palma, quien ha logrado hacer una muy buena carrera como director de cine y guionista estadounidense: hoy cumple 80 años.

Nació en Newark, Nueva Jersey, y desde niño se interesó por las ciencias y la técnica, lllevándose 2 veces la “National Science Fair Competition”.​ Mientras estudiaba física, encontró el gusto por el cine, siguiendo la huella de Hitchcock, Polanski y Godard. A los 22 años, Brian estudió arte dramático en el Sarah Lawrence College de Nueva York y dirigió varios cortometrajes, además de realizar 6 filmes independientes destacando Saludos en 1968 y Hola, mamá en 1969.

De Palma  es objeto de muy buenas críticas por su dirección en la película Hermanas en 1973, y usa por primera vez pantallas divididas, que después serán, junto una característica en su estilo. El éxito de esta película le haría crear un cine con influencias de Hitchcok, aunque sus siguientes 2 cintas, El fantasma del paraíso en 1974 y Carrie en 1976, lo colocarían como uno de los más interesantes autores del nuevo cine de Hollywood en los años 1970.

Hacia la década de los 80, De Palma tuvo altibajos en su trabajo como director de cine, pero mostró que lo suyo era hacer cine al estilo de Alfred Hitchcock, como ocurrió con sus películas Vestida para matar y Doble cuerpo. Sin embargo, sus inquietudes le llevaron a aceptar rodar una nueva versión del clásico Scarface con Al Pacino como estrella. Fue una de las películas más taquilleras con 65 millones de dólares y  ya es un clásico, pero en su momento recibió duras críticas y supuso un fracaso comercial.

Brian busca retomar el camino y lo logra con Los Intocables de Eliot Ness., que recibió muy buenos comentarios, pues además participaron excelentes actores como Kevin Costner, Andy García, Sean Connery, (Óscar al Mejor Actor de Reparto) y Robert De Niro como Al Capone.

De Palma retoma sus orígenes en los años 60 cuando se interesó en temas de guerra, y plasma la violación de una joven vietnamita a manos de unos soldados estadounidenses en Corazones de hierro, de 1989. La cinta no tuvo fortuna en taquilla.

Otro fracaso lo fue su siguiente película, La hoguera de las vanidades, en 1990, e hizo otro esfuerzo por reivindicarse con Atrapado por su Pasado, de 1993,  con Al Pacino y a Sean Penn.

De Palma dirigió Ojos de Serpiente en 1998 y Misión a Marte en el 2000,  y pese a tener algunos detalles rescatables, sus números de taquilla fueron discretos. Después de Misión a Marte, se trasladó a Francia, donde fijó su residencia y filmó Femme Fatale en 2002, considerada por algunos como una muy buena película. Sus siguientes trabajos Unos años más tarde, se reencuentra con el productor Art Linson (productor de Los intocables de Eliot Ness y Corazones de Hierro) y regresa a los Estados Unidos para dirigir La Dalia Negra (2006), también con pobres resultados.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here