Para nadie es un secreto la postura del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en relación al coronavirus, sus efectos, tratamiento y eventual aplicación de una vacuna contra la enfermedad. Ahora, rechazó la posibilidad de aplicarse alguna de las vacunas disponibles contra el covid-19, al tiempo que volvió a defender el uso de hidroxicloroquina como un tratamiento efectivo contra la infección.

El mandatario ultraderechista dijo en entrevista con el periodista José Luiz Datena, para el programa de televisión ‘Brasil Urgente'”, que “No voy a ponerme una vacuna, punto final. ¿Mi vida está en riesgo? Es problema mío”.

Criticó a los fabricantes de las vacunas contra el coronavirus, porque a su juicio, “no se responsabilizan de los efectos colaterales” que genera la aplicación de este fármaco, y juzga que la inmunización contra el virus “no puede ser obligatoria”.

Bolsonaro defendió una vez más el uso de hidroxicloroquina como un tratamiento preventivo efectivo contra el coronavirus, y asegura que al menos a él le salvó la vida, cuando el pasado 7 de julio, anunció que había contraído el virus y se aisló casi 3 semanas hasta que se informó que ya estaba recuperado.

Desde entonces, el mandatario aseguró que es la “prueba viva” de que el tratamiento de hidroxicloroquina es efectivo para vencer al coronavirus, pese a que la Organización Mundial de la Salud declaró hace varios meses que la hidroxicloroquina no es eficiente en el tratamiento del covid-19.

El Gobierno brasileño contempla vacunar a más de 50millones de personas, a partir del primer semestre del 2021, pero el gobierno todavía no ha dado a conocer su calendario de vacunación contra el coronavirus.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here