Miles de estudiantes y docentes de Brasil salen nuevamente a las calles de varias ciudades brasileñas para realizar una nueva protesta contra la política en el sector educativo que lleva a cabo el presidente Jair Bolsonaro.

Las movilizaciones de este jueves fueron anunciadas en poco menos de 150 poblaciones del país en contra del recorte en educación dispuesto por el Gobierno, que anunció un congelamiento del 30% del presupuesto no obligatorio de las universidades federales, el 3,4% del total dirigido a esas instituciones académicas.

Los recursos congelados eran para servicios básicos para la operación de las casas de estudio, como agua, luz, seguridad y limpieza, además de tareas de laboratorio, investigación y parte de las becas otorgadas.

La tensión entre Bolsonaro y el sector educativo en Brasil estalló el 30 de abril, cuando el ministro de Educación, Abraham Weintraub, anunció que 3 universidades sufrirían una reducción presupuestaria del 30% porque estaban realizando actividades políticas en vez de demostrar logros académicos.

Ante las críticas recibidas por la medida, el ministro aclaró que la disposición era para todas las universidades federales hasta que mejore la situación fiscal de Brasil.

Como antecedente a la manifestación de este 30 de mayo, el 15 del mismo mes se produjeron marchas masivas en diversos puntos del país para repudiar el recorte en educación, calificando Bolsonaro de “idiotas útiles”, a los manifestantes.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here