El Gobierno de facto de Jeanine Áñez decidió hace unas horas dar por terminado el año escolar sin opción de clases virtuales y optar por aprobar a todos los alumnos para que pasen al siguiente ciclo, en un escenario de aumento de contagios de coronavirus.

En su primera defensa está la pandemia, pero su segundo argumento es político-social: y es la “actitud radical y partidista”, según denunció, de sindicatos de maestros rurales y urbanos del país, que en las últimas semanas se manifestaron en las calles, poniendo “en serio riesgo” la salud de la población, además de actuar con “amenaza, chantaje y amedrentamiento” hacia las autoridades educativas.

Mientras los alumnos pasan a los siguientes grados, el Estado seguirá pagando el salario de los maestros por los meses que restan del año. Para quienes no comulgan con la medida, la medida amparada en parte en el Covid-19, tiene trasfondo político.

Muchos maestros exigieron el retorno de la educación presencial al juzgar que las clases virtuales eran excluyentes por los costos de la red en el país, sin contar con las carencias de las zonas rurales, con profesores que recorren kilómetros para llegar a sus alumnos.

Sin embargo, la petición y los intentos de diálogo entre el Ministerio de Educación, la Iglesia católica y los maestros no han llegado a  ningún resultado.

En su cuenta de Twitter el expresidente boliviano Evo Morales cuestionó la medida  y aseguró que “solo en las dictaduras se clausuraba el año escolar; ahora, el gobierno de facto lo hace por su incapacidad y para impedir movilización del magisterio”.

Organismos como Unicef también han advertido de la “terrible pérdida” que conlleva para los estudiantes, incluso ofreciéndose a ayudar a seguir con el curso escolar.

Por ahora, este ha quedado anulado de forma anticipada, mediante un decreto ley, que establece que el último día de educación escolarizada fue el pasado 31 de julio.

El Ministerio de Educación también señaló que “continuará fortaleciendo” la formación de los maestros en plataformas digitales y que la “modalidad a distancia” caerá en radios y televisiones.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here