Poco después de la salida de Donald Trump del hospital dónde fue atendido por coronavirus, la Casa Blanca bloqueó las nuevas pautas de la Administración de Alimentos y Medicamentos para llevar al mercado posibles vacunas para COVID-19.

La acción, más con fines electorales que médicos, frena pautas que habrían impedido la aprobación de vacunas antes de las elecciones del 3 de noviembre.

Se trata del requisito de la Administración de que los participantes en ensayos clínicos masivos de vacunas fueran seguidos durante 2 meses para garantizar que no haya efectos secundarios y que las vacunas brinden protección duradera.

El presidente Trump insiste en que se podría autorizar una vacuna antes del día de las elecciones, a pesar de que los principales científicos del gobierno dicen que el plazo es muy poco probable.

A pesar de la acción de la Casa Blanca, funcionarios de la FDA dicen que las empresas conocen los estándares y se espera que los cumplan.

El comisionado de la FDA, Stephen Hahn, ha prometido que los científicos profesionales y no los políticos, decidirán si las inyecciones son seguras y efectivas para la vacunación masiva. (AP)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here